El mundo ha llegado al punto en el que es movido por los datos y como interactuamos con ellos.

IDC predice que para el 2.020, el 50% de G2000 verá que la mayoría de sus negocios dependerá de la habilidad para crear productos digitales avanzados, servicios y experiencias. Los datos son críticos para nuestros negocios y la realidad es que no solo las empresas del G2000 se benefician de ellos, también las pequeñas y medianas empresas.

Al mismo tiempo, muchos de nosotros vemos como se alza el cloud, el cloud público y vemos como al alzarse, se demanda flexibilidad, una manera moderna de hacer negocios y la agilidad necesaria para hacer que los negocios sean siempre competitivos. Pero una de las cosas que vemos es que el mundo es multicloud. Las grandes corporaciones usan distintos clouds, IBM, Microsoft o Amazon y muchas también crean sus propias clouds privadas en sus instalaciones y las interconectan con otras clouds públicas.

IBM es líder en el negocio del almacenamiento y apuesta su visión en acelerar el acceso a los datos que almacenamos. Sus últimos lanzamientos nos dirigen a módulos Flash Core conectados a través de NMVe, que reducen las latencias de manera espectacular y aceleran el rendimiento.

Muchos recordaremos a Tom Cruise en Minority Report recibiendo publicidad personalizada en una galería comercial y ya sabemos que hoy por hoy eso ya no es ciencia ficción.

Pero para poder ofrecer esos servicios debemos de ser conscientes que debemos gestionar los datos de manera adecuada. Salvar de la mejor manera esa información y ser capaz de almacenarla de manera óptima. Usar accesos de baja latencia, discos de alta velocidad puede ser vital, pero usar técnicas de deduplicación que se encarguen de optimizar la información a guardar, puede suponer un importante ahorro de costes en este eterno síndrome de Diógenes que sufrimos con la información y los datos.

Desde EFOR creemos que en el mundo de hoy en día, conducido por los datos, todos debemos de innovar en nuestro almacenamiento y en la manera de gestionarlo. Desde cómo y dónde lo creamos a finalmente como lo archivamos.

Gastamos dinero y recursos en sistemas de backup, que “solo” están ahí por si acaso. Llegados a este punto quiero lanzar una reflexión, ¿qué nos impide el poner a trabajar nuestros sistemas de backup y que nos ofrezcan una rentabilidad o un beneficio?

Lo dicho, pongámoslos a producir y encarguémosles a nuestros sistemas de backup secundarios que nos saquen esos informes que pueden postergarse sin mayores problemas como trabajos batch. Dejemos que analicen nuestros datos sin afectar al performance de los sistemas productivos y ahorremos vida útil a los discos SSD que hemos puesto en nuestros nuevos sistemas y no los malgastemos en procesos que no requieren de este rendimiento.

Y si tenemos dudas de si el mundo se mueve por los datos, solo tenemos que recordar empresas como Facebook, Twitter, etc. que se mueven por altruismo y a cambio solo nos piden toda la información de nuestra vida.

Excelsior.

Nota para el que lo desconozca: los discos SSD tienen un número limitado de escrituras.

Leave a Reply