La Prevención de Riesgos Laborales (PRL) es un aspecto fundamental en el día a día de las empresas en el que, sin embargo, y pese a los continuos avances tecnológicos en numerosos otros ámbitos empresariales, se sigue procediendo de manera tradicional y no se tienen en cuenta las infinitas posibilidades que pueden ofrecer tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT).

El IoT permite recoger datos mediante el uso de sensores integrados y mandarlos a la red para su análisis, lo que sin duda da lugar a muchas funcionalidades que facilitan la toma de decisiones en el ámbito empresarial ahorrando recursos y ganando en comodidad y seguridad.

En efecto, implementar IoT para ayudar a los servicios de prevención (tanto propios como ajenos) en la gestión preventiva de los riesgos laborales, puede contribuir en la reducción de la siniestralidad y, en definitiva, en la mejora de las condiciones de los trabajadores en sus puestos de trabajo.

Si aplicamos esta tecnología a la PRL, seremos capaces de tener a nuestra disposición una herramienta de enorme valor que nos permita analizar e identificar situaciones a tiempo real que pongan en peligro a los trabajadores y evitar futuros accidentes laborales adoptando las medidas preventivas oportunas en el momento preciso en el que se requieran.

Los dispositivos IoT pueden ser, en definitiva, de gran ayuda y valor para los técnicos de prevención de las empresas, permitiéndoles controlar de manera remota riesgos laborales como el estrés térmico por frío o por calor y así realizar las tareas preventivas oportunas en los momentos reales clave, evitando situaciones extremas de golpes de calor, congelaciones u otros síntomas. Los datos extraídos pueden ir directamente a la nube, concretamente a una plataforma en la que se visualice a tiempo real el estrés térmico de cada trabajador en cada puesto evaluado y que lance alertas cuando los índices evaluados estén cerca de los límites establecidos.

Además, el IoT permite numerosas posibilidades más no sólo en materia de evaluación de riesgos laborales, sino, por ejemplo, en la de adopción de medidas preventivas de cara a prevenir y evitar determinadas situaciones de riesgo para la salud de los trabajadores. Por ejemplo, encontramos desde pulseras que toman datos biométricos de la persona evaluada y los pueden enviar a una plataforma desde donde técnicos de PRL puedan ver el estado de cada trabajador a sensores que miden decibelios para controlar el riesgo laboral por ruido, acelerómetros para detectar riesgos por vibración, sensores que midan la concentración de partículas concretas en el aire para detectar fugas de elementos, etc.

Vemos entonces como las posibilidades del IoT como herramienta facilitadora de la labor preventiva en la empresa son múltiples, lo cual plantea un amplio campo de actuación en el que merece la pena centrar esfuerzos de investigación y aplicación para contribuir de una manera sencilla y eficaz a mejorar las condiciones de seguridad y salud de las personas trabajadoras.

Leave a Reply