Todos sabemos que el cambio climático es una realidad y en los últimos meses la ONU ha emitido varios informes sobre los catastróficos efectos que va a tener en las próximas décadas:

  • Aumento del nivel del mar mundial
  • Océano Ártico sin hielo durante el verano
  • Disminución/desaparición de arrecifes de coral

Se apunta a la actividad humana como principal causante de todos estos desastres y principalmente a la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero. Son esos gases que no dejan que la radiación del sol vuelva a salir de nuevo de la atmósfera y por consiguiente aumentan la temperatura del planeta. Esos gases son, entre otros, el dióxido de carbono, el metano, gases refrigerantes… El origen de estos gases se encuentra principalmente en los procesos de producción de energía o de transporte.

En respuesta a este grave problema ambiental, se han desarrollado iniciativas que ayudan a las organizaciones a desarrollar inventarios de gases de efecto invernadero (GEI) con el fin de detectar las áreas o productos de mayor impacto y la implementación de acciones concretas de mejora.

La huella de carbono se define como es la cantidad de emisiones de GEI emitidas directa o indirectamente por un individuo, una organización, una actividad o un producto.

La norma 14064-1 detalla los requisitos de diseño, desarrollo y gestión de inventarios de GEI para las organizaciones y para la presentación de informes sobre estos inventarios determinando unos “límites en la organización”. Además, incluye requisitos para la gestión de calidad del inventario, la elaboración del informe y las actividades de verificación.

Implementar la norma 14064-1 en tres pasos:

 

1. Definición de límites y alcances:

  • Se deben definir unos límites de la organización que establecen bajo qué enfoque se consolidan las emisiones de GEI.
  • Además, debemos establecer unos límites operativos asociados a los 3 distintos alcances:
    • Alcance 1: Emisiones directas, que incluye por ejemplo emisiones típicas asociadas al uso de calderas de combustión, asociadas al desplazamiento de vehículos de empresa o al funcionamiento de equipos de refrigeración o frío industrial.
    • Alcance 2: Emisiones indirectas por energía sobre las que la organización tiene control, que incluyen las emisiones asociadas al consumo de energía eléctrica.
    • Alcance 3: Otras emisiones indirectas de GEI que son controladas por otras organizaciones o individuos como por ejemplo, las asociadas a desplazamientos de los empleados, transportes de materias primas, productos, residuos, entre otros.

2. Cuantificación de las emisiones:

  • Se debe establecer:
    • Una metodología de cuantificación reconocida.
    • Un año base considerado como año histórico del inventario GEI.
    • Una recopilación de datos y cuantificación de las emisiones.
    • Una incertidumbre estimada.

Con los datos recopilados, la organización puede establecer planes de acción asociados a las actividades más impactantes y así mejorar de manera continua, la reducción de emisiones de GEI.

La organización puede publicar un informe en el que declara los GEI generados en la organización para los límites y alcances establecidos.

3. Verificación por una tercera parte:

  • Una Entidad de Certificación como organismo independiente, verifica que los datos del informe son veraces y correctos. Emite a su vez un informe y declaración que puede hacerse público por la organización y además emite un certificado según la norma 14064-1.

 

Beneficios de ISO 14064-1

 

  • Demostrar el compromiso de la organización en la reducción de emisiones de gases efecto invernadero.
  • Generar mejoras concretas asociadas a reducción de emisiones de GEI.
  • Transparencia, veracidad y credibilidad.
  • Comunicación positiva con las partes interesadas internas y externas.

Leave a Reply