La Escuela, los centros educativos en general, están viviendo un momento apasionante de cambio, de transformación, con voluntad clara de adaptarse a lo que ocurre en el entorno y de sintonizar con las necesidades de la sociedad actual. En definitiva, de modernizarse y mejorar. En este proceso, una gran mayoría de centros e instituciones educativas se han centrado en innovar en nuevos proyectos educativos, el equipamiento en las aulas, las formas de estudio, las infraestructuras disponibles, las competencias de los docentes, etc.

Aun así, en el mundo educativo cuesta entender el colegio como un ente con organización empresarial.  Un colegio tiene una misión y valores, objetivos que cumplir, tiene una organización determinada, materiales y recursos y consta de personas colaboradoras, clientes y proveedores. Si la Escuela está en el camino de la transformación educativa, ha de arriesgarse, bajo ciertos parámetros de calidad, a buscar nuevos caminos de gestión, a hacer las cosas de otra manera o simplemente a mejorarlas. El concepto de calidad dentro de los centros educativos debe estar siempre enlazado con la idea de educación de calidad.

Existen diversos modelos de gestión para organizaciones educativas y a lo largo de estos años, muchas han utilizado herramientas para mejorar y evolucionar sus sistemas de gestión, como por ejemplo certificándose bajo estándares de calidad. Sin embargo, poder contar con una norma internacional como la futura ISO 21001, aportará un modelo único.

Fruto de estos avances en la transformación actual de los centros educativos, verá la luz en los próximos meses la ISO 21001 “Sistemas de Gestión para Organizaciones Educativas: Requisitos con orientación para su uso”. Es una norma muy alineada con los principios de la ISO 9001:2015 y que tienen el desafío de ser nexo de unión, entre todas las partes interesadas (los alumnos, padres, administración, representantes de la sociedad…) de este tipo de organizaciones para alcanzar la eficacia en su funcionamiento. El modelo de gestión contempla la identificación de indicadores de gestión para monitorear, medir, evaluar y analizar el desempeño de la organización educativa y su eficacia.

La norma ISO 21001 comenzó a desarrollarse en 2014 en el comité técnico ISO/PC 288 Sistemas de gestión para organizaciones educativas bajo el seno de la Organización Internacional de Normalización (ISO). Para la elaboración de la misma, han intervenido 44 países entre los que se encuentra España representada por el Comité Técnico de Normalización 309/GT 4 Servicios Educativos.

La Norma ISO 21001 describe un sistema de gestión dirigido a organizaciones educativas de todo tipo. Cubre todo el ciclo educativo, desde educación inicial hasta estudios de postgrado. Está orientada a organizaciones educativas que tienen el reto de demostrar su capacidad para gestionar el conocimiento entre todas las partes interesadas involucradas, entre las que se incluyen las propias organizaciones educativas, profesores, tutores, alumnos, padres, empleados, la administración, la propia sociedad, los medios de comunicación, antiguos alumnos o los proveedores de las organizaciones educativas, entre otros.

Además, de los siete principios de gestión que recoge la ISO 9001 –enfoque al cliente, liderazgo, compromiso de las personas, enfoque a proceso, mejora, toma de decisiones basada en la evidencia y gestión de las relaciones-, la futura ISO 21001 incorpora otros cuatro principios:

  • Responsabilidad Social Corporativa
  • Accesibilidad y equidad
  • Conducta ética
  • Seguridad y protección de datos

Teniendo en cuenta estos principios y su alineación con la estructura de alto nivel de las normas de gestión ISO, hacen muy factible su integración con otros sistemas de gestión, facilitando su implantación y seguimiento por la organización.

Si la educación es uno de los principales pilares en los que se sustenta una sociedad, nos congratulamos por conocer que ahora, se está desarrollando un nuevo estándar con lenguaje y enfoque específico al entorno educativo, en aras a estimular el aprendizaje y garantizar que los estudiantes reciben el nivel de calidad esperado.

Para más información, haz click aquí

 

Artículo redactado por Adrián Martínez y Marian Gómez.

Leave a Reply