Gestionar la reputación online se ha convertido en una prioridad para las empresas. Nuestra imagen depende, en gran medida, de lo que los usuarios opinen de nosotros. La información está en Internet y todo el mundo tiene acceso fácil y sencilla a ella. ¿Quién no ha mirado las opiniones de un hotel o un restaurante antes de reservar?

Las opiniones de otros se convierten en recomendaciones en las que confiamos, conozcamos a los usuarios o no, ya que vienen dadas de otro consumidor real. Proyectar una imagen positiva de nuestra empresa es muy beneficioso, tanto para posicionarnos como para fidelizar y conseguir nuevos clientes.  Una buena reputación online es, por lo tanto, un factor determinante en la rentabilidad de nuestra empresa, que supone más ventas, confianza y usuarios fidelizados.

Hoy os dejamos algunos consejos para cuidar la reputación online de nuestro negocio:

1. Claridad y transparencia

La transparencia ayuda a los usuarios a que tengan una mayor confianza con nosotros. La empresa debe mostrar sus productos o servicios de forma clara y explícita.

No es conveniente resaltar características de nuestro negocio que son exageradas o que no son reales ya que las expectativas del usuario antes de consumir nuestro producto/servicio serán muy altas y luego supondrá una decepción.

2. Aprende de tus errores

Una vez cometido el error, aprendamos de él e intentemos que no vuelva a ocurrir. Esto nos da la oportunidad para mejorar día a día. Cometer errores es de humanos, admite tu fallo y pide disculpas, los usuarios agradecen la sinceridad. Siempre que sea posible, debemos intentar solucionar el problema del cliente de forma rápida y efectiva. Si la solución al problema no se puede solucionar porque ya ha pasado, como por ejemplo un mal servicio en un restaurante, deberemos actuar con honestidad, reconociendo nuestro error y pidiendo disculpas.

3. Gestiona las críticas

El entorno online no tiene horarios, por lo que es imprescindible estar pendiente de los comentarios o críticas. A los usuarios les gusta interactuar con las marcas. No los dejes colgados y presta una buena atención al cliente.

4. Optimiza tu web

Nuestro sitio web es nuestro escaparate en Internet.  Es importante aparecer en las primeras páginas de los buscadores, ya que éstos ayudan a mejorar la reputación de la empresa. Además debes contar con una página web responsiva, adaptable a cualquier dispositivo móvil y que tenga una navegación sencilla.

5. No descuides las redes sociales

No tengas redes sociales por tener, en las que estés presente, ten una constancia en las publicaciones, información actualizada y estate atento a los comentarios, preguntas o sugerencias. Lo más importante en las redes sociales es el contacto con tus seguidores, ser cercano y accesible.

6. Mejorar la experiencia del cliente

Haz que tus clientes se sientan únicos y diferentes. Si éstos obtienen una experiencia positiva, se encargarán de plasmarlo en los diferentes medios online. ¿Qué mejor publicidad que la de unos clientes satisfechos?

Leave a Reply