Gamificación en Recursos Humanos: Cambiando para que algo cambie

¿Recordáis la conversación de Mary Poppins con Jane y Michael antes de comenzar la tarea?

Fotograma de la película "Mary Poppins"

Fotograma de la película “Mary Poppins”

Mary Poppins: El primer juego se titula “Empezar bien ahorra trabajo”.
Michael: Me parece que no me va a gustar.
Mary Poppins: En otras palabras, tenemos que colocar cada cosa en su sitio.
Michael (a Jane): ¿No te decía yo? Es una bruja.
Mary Poppins: ¿Empezamos ya?
Jane: Es un juego bonito, ¿verdad, Mary Poppins?
Mary Poppins: Bueno, según se mire. Veréis, todo trabajo tiene algo de divertido y si encontráis ese algo. En un instante, ¡se convierte en un juego!

Quería comenzar este artículo recordando esta escena de la película Mary Poppins porque la historia nos enseña que parece que las cosas no cambian hasta que un día cambian para siempre y estamos en un momento en el que la innovación en la empresa marca la diferencia entre sobrevivir o desaparecer.

Es un hecho que todo está cambiado rápido, muy rápido, y cada día nuestras conversaciones versan sobre ello: transformación digital, IoT (Internet de las Cosas) marketing digital, etc.
Esto hace que tengamos muy poco tiempo, por no decir nada, para invertirlo en pruebas y más pruebas. Es hoy y es ahora, no hay otro modo, es una carrera contrarreloj que no estamos dispuestos a perder. Y aquí es donde la gamificación entra en juego.

¿Qué es gamificación?

Es la aplicación de mecánicas de juego, fuera de su contexto habitual, con el fin de potenciar la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos.

Una correcta implementación de estrategias de gamificación permite pasar de la simple conectividad al engagement, es decir, compromiso, logrando que un colectivo de personas, como, por ejemplo, los trabajadores de una empresa, participen de forma dinámica y proactiva en acciones que generalmente requieren un esfuerzo de la voluntad.

¿Qué beneficios aporta la gamificación?

La gamificación es una estrategia que puede aportar numerosas ventajas:

  • Aumento de la motivación: los empleados nos esforzamos por alcanzar las metas fijadas, ya que mediante la gamificación no percibimos que se están realizando tareas de trabajo cotidianas y, de esta forma, decimos adiós a la rutina.
  • Mayor compromiso del empleado con la organización: se establecen recompensas extra, más allá del salario, que reconocen nuestro esfuerzo como trabajadores y hacen que aumente nuestro compromiso. Además, mediante el juego interiorizamos la filosofía de la empresa.
  • Se fomenta el trabajo en equipo: los juegos fomentan la colaboración entre los compañeros, creando relaciones laborales positivas.
  • Nacen grandes ideas: gracias a la gamificación los empleados sacamos nuestro lado más creativo, se consigue una comunicación interna fluida y se favorece el feedback entre empleados y empresa.

Los juegos consisten en fallar e intentarlo de nuevo, en no rendirse, y ahí es donde radica el compromiso. Esto nos permite aprender ya que fallar no es malo, es parte del proceso de aprendizaje. Cuando éramos niños así lo aprendimos y si algo funciona ¿por qué no seguir usándolo?

“Los juegos consisten en fallar e intentarlo de nuevo, en no rendirse, y ahí es donde radica el compromiso”

Todas las empresas deberían “jugar” más: implementar dinámicas que permitan darnos la oportunidad de equivocarnos y volverlo a intentar, mostrando quienes son los valientes, los que no se conforman y los que proponen mejoras.

Las empresas necesitan gente a las que les guste averiguar cosas, para las que no hay una respuesta obvia y esto no aparece en el currículum ni en el expediente académico.

Las empresas necesitarían conocer cómo responderá el trabajador ante un tipo de situaciones determinadas (un conflicto, una decisión o responsabilidad importantes etc.) y, para ello, es necesario ver como se enfrenta a ellas. Este sería el primer paso a la hora de contratar.

Y lo mismo ocurre desde el punto de vista de los empleados, no solo es necesario ser un buen empleado, sino saber adaptarse a diferentes entornos, ser un buen líder, gestionar el tiempo, trabajar en equipo, resolver conflictos y un largo etcétera de situaciones a las que se van a enfrentar cada día.

La gamificación nos va ayudar a conocer a nuestros candidatos y empleados en esta situaciones ¿os apuntáis a probarla?

Si queréis ampliar información sobre este tema, podéis descargaros las grabaciones de los siguientes webinars:

Gamificación aplicada a la Prevención de Riesgos Laborales

Gamificación y RRHH, fomentando el compromiso.

Leave a Reply

1 comment

  1. Pingback: Més que no pas un joc – Avançat

¿Quieres conocer lo último en tecnología y marketing?

¿Quieres conocer lo último en tecnología y marketing?


You have Successfully Subscribed!