En agosto de 2018 BRC publicó la Norma Mundial de Seguridad Alimentaria BRC Global Standard v8 que entró en vigor el 1 de febrero de 2019. Lo que supone que, a partir de esta fecha, el proceso de certificación de las empresas del sector agroalimentario se realizará conforme a esta nueva versión, por lo tanto, las empresas deberán cumplir con los nuevos requisitos.

A nivel global cabe mencionar las dos cláusulas nuevas, aplicables a organizaciones que dispongan de zonas de alto riesgo, cuidados especiales y cuidados especiales a temperatura ambiente; y para empresas que comercializan productos mercadeados.

Los cambios más importantes reflejados en cada una de las cláusulas son los siguientes:

1. Compromiso de la dirección

La principal novedad es el concepto de “Plan de la cultura de la calidad y seguridad de producto”, a través de la cuál BRC pretende impulsar la mejora continua, la participación e implicación de todos y cada uno de los miembros de la organización en las actividades de la empresa.

En base a esto debemos preguntarnos: ¿Por dónde empiezo? ¿Vale con la formación realizada a mis empleados?  Para saber qué debemos hacer, primero debemos saber dónde estamos si queremos que el plan sea efectivo y eficaz. BRC quiere una participación proactiva de todos y cada uno de nuestros empleados, por lo que busca que definamos acciones que vayan más allá, es decir, que involucren a todo el personal, haciendo que éste participe activamente en el sistema de gestión de calidad y seguridad alimentaria.

Y muestra de esta creencia es la exigencia, a través de un nuevo requisito, de la puesta en marcha de un mecanismo confidencial para la transmisión de información (positiva o negativa), a todos los niveles de la organización, en materia de calidad, legalidad, integridad y seguridad de los alimentos.

2. Plan de Seguridad Alimentaria – APCC

Como consecuencia de la globalización de los mercados, de las inquietudes de los consumidores y de la sociedad, BRC ha considerado la necesidad de ampliar la clasificación de los peligros relacionados con cada fase del proceso en: microbiológicos, contaminación física, contaminación química y radiológica, fraude, contaminación malintencionada de los productos y riesgos por alérgenos.

Por lo que, las organizaciones deberán realizar un nuevo análisis de riesgos que contemplen todos y cada uno de los peligros anteriormente definidos.

3. Sistema de Gestión de Calidad y Seguridad Alimentaria

El desarrollo de la tecnología y el avance de la sociedad han llevado a que cada vez más, las organizaciones dispongan de la documentación relevante para el desarrollo de sus actividades en soporte informático, por este motivo, y para asegurar que la empresa va a seguir fabricando productos seguros, de calidad, legales e íntegros en aquellos casos en los que sea o pueda ser víctima de un ciberataque, se requiere a la organización la aplicación de medidas preventivas que minimicen o eliminen los posibles efectos que pudieran ocasionarse.

Cabe destacar también, la exigencia por parte de BRC de la ejecución de cuatro auditorías internas a lo largo del año, resultado del análisis realizado a los informes emitidos por la certificadoras y a la información aportada por los auditores. Para lo que se debe tener en cuenta el análisis de riesgos realizado y que todos los requisitos de la Norma BRC Food deben ser auditados al menos una vez al año. Consiguiendo así, que la organización dé un paso más hacia la mejora continua y la eficacia y eficiencia del sistema de gestión implantado.

4. Normas relativas a los establecimientos

El principal cambio es el relacionado con el programa de vigilancia ambiental que ayudará a la empresa a demostrar que las actividades de limpieza y desinfección planificadas y ejecutadas son eficaces. Y que, por lo tanto, no se produce contaminación cruzada del producto por patógenos como pueden ser los mohos o levaduras.

5. Control del Producto

En esta cláusula cabe destacar los requisitos relacionados con la gestión de envases y/o etiquetas obsoletas y los requisitos definidos para todas aquellas organizaciones que llevan a cabo la fabricación de alimentos para mascotas.

6. Control del Proceso

Se exige una mayor implicación, por parte de la organización, en cuanto al control a realizar no sólo sobre los productos sino también sobre las etiquetas y los envases, causa principal a nivel mundial de la retirada de producto.

7. Personal

En base a la cultura de calidad y seguridad alimentaria requerida a la empresa, BRC exige que no sólo favorezcamos la participación en las actividades de la calidad y seguridad alimentaria de todo el personal de la organización sino también del personal de las subcontratas, es decir, de todas aquellas personas que realizan actividades en mi organización.

8. Zonas de alto riesgo, cuidados especiales y cuidados especiales a temperatura ambiente

Aquí se recogen todos los requisitos relacionados con las zonas de alto riesgo, cuidados especiales y cuidados especiales a temperatura ambiente definidos en la versión anterior e incluye nuevos requisitos relacionados con el mantenimiento de los equipos, limpieza e higiene y la gestión de los residuos generados en estas zonas.

9. Requisitos para productos comercializados

Las empresas que ofrecen a sus clientes productos comercializados ya no tendrán que recurrir al módulo Traded Goods (auditable pero no acreditable) sino que les bastará con indicar a su entidad de certificación que se debe auditar este punto como parte del alcance de su sistema de gestión de la calidad y seguridad alimentaria, formando parte ya del alcance del certificado.

Se quiere conseguir prevenir la contaminación de los productos fabricados y apoyar a las organizaciones en el camino hacia la mejora continua del sistema de gestión de calidad y seguridad alimentaria. Además de buscar una mayor implicación y participación de todos y cada uno de los miembros de la organización.

Leave a Reply