Con la crisis del Covid-19, muchas pymes han cerrado, algunas podrán subsistir y alguna saldrá reforzada. Una de las oportunidades de negocio para pymes o cualquier otro tipo de empresa en tiempos de crisis por excelencia, es el branding.

Es una concepción errónea entre muchas empresas de tamaño pequeño y mediano pensar que el branding es solo para grandes empresas o corporaciones multinacionales.

“La buena publicidad vende el producto hoy y construye la marca mañana” – Luis Bassat

El branding no es solo un logo, es el proceso de creación de una marca. Transmitir un mensaje adecuado y coherente al cliente es fundamental, para poder resaltar el poder de la marca y aquellos valores como la credibilidad que te permitirá distinguirte de la competencia y dejar huella en el mercado. Es fundamental crear experiencias de marca únicas, mejorando la experiencia del cliente y generando lealtad a la marca.

El branding es una táctica para analizar donde estás como empresa y donde quieres estar. Es importante seguir los valores que tenemos como empresa y analizar nuestro nicho de mercado y ser competitivo.

Razones para invertir en nuestra marca

  • No imitable

Un diseño de marca potente y único. El mejor posicionamiento es el que no es imitable y mejor será en la medida en que no sea imitable por los demás.

  • Confianza y lealtad

Cuanto más fuerte, bien establecida y conocida sea nuestra marca, más fácil será generar confianza. Se crean vínculos emocionales y racionales que convierten a los clientes en fans de la marca.

  • Pertenencia

Muchos empleados necesitan más que solo trabajar: necesitan algo por lo que trabajar. Una marca fuerte permite crear confianza en nuestro equipo y sentimiento de pertenencia. Cuando los empleados comprenden la misión de una empresa y su razón de ser, es más probable que sientan el mismo orgullo y trabajen en la misma dirección para lograr los objetivos que el director de la empresa se ha fijado.

  • Facilita la decisión de compra

Un buen branding aporta confianza y seguridad en la decisión de la compra. Una marca fuerte, nítida, auténtica, con la que un consumidor se siente identificado ayuda a incrementar las ventas.

  • Facilita la entrada en nuevos mercados

Ser una marca reconocida, fuerte y potente puede permitirte llegar a audiencias más grandes. El branding crea conciencia, reconocimiento y atención en el mercado.

Leave a Reply