El otro día, dejaba irse a mi cerebro con ese golpeteo incesante que dicen los sabios del mindfulness, y al que llaman por su movimiento de ideas inconexas “mono loco”. Como decía, estaba ahí con el «mono loco» y mis pensamientos saltaban entre la sensación de una usuaria al ver
Leer más